T. (+34) 918 610 177 // E. info@neumaticosalvarez.com

COMO INFLAR CORRECTAMENTE LOS NEUMÁTICOS

COMO INFLAR CORRECTAMENTE LOS NEUMÁTICOS
septiembre 15, 2016 Oana

Con una presión de inflado inferior a lo marcado por el fabricante, el neumático se aplasta y se calienta más fácilmente, de manera que su desgaste se acentuará, acortando la vida útil de la goma y por tanto derrochando dinero. Además, un neumático inflado a una presión insuficiente da problemas a la hora de dirigir el vehículo, especialmente sobre terreno mojado, y llegando al extremo un neumático inflado a una presión insuficiente puede llegar a desllantarse, esto es, a salirse de la llanta y reventar.

Según Michelin, hacia el 40% de los españoles circulan con una presión de inflado insuficiente en los neumáticos de sus vehículos. El déficit en aproximadamente 0,5 bar menos de lo necesario. Y este problema afecta al consumo de carburante… pero no sólo a eso.

Es imprescindible que le demos a la presión del neumático la importancia que merece. Como mínimo una vez al mes, y siempre antes de un viaje, hay que comprobar la presión con la ayuda de un manómetro de confianza, y ojo, que no todos los manómetros lo son. Es necesario que la medición se haga con los neumáticos fríos, es decir, sin haber rodado más de cuatro kilómetros a velocidad moderada o tras haber descansado dos horas. De lo contrario, habría que incrementar la presión de inflado en unos 0,3 bar por lo general.

Manómetro para medir la presión de inflado

La presión correcta

La presión de inflado correcta será la que nos marque el fabricante del vehículo en el libro de instrucciones, en la tapa de la guantera, en el marco de la puerta o en la tapa de llenado del carburante. Creo que no me dejo ningún resquicio donde consultar los datos, dependiendo del vehículo. Si por lo que sea no damos con los datos, en algunas estaciones de servicio hay tablas de inflado, o también nos pueden echar una mano en un taller especializado.

Habitualmente el fabricante nos da dos valores para el inflado, dependiendo de si llevamos el vehículo prácticamente vacío o a plena carga, lo que se equipara también a rodar a altas velocidades. Es muy importante no olvidar ajustar la presión de la rueda de repuesto a la más alta de las presiones indicadas por el fabricante, no vaya a ser que pinchemos en mitad de la carretera y tengamos que inflar la rueda a soplidos, lo que nos puede dejar un mal sabor de boca y un enorme mareo además de una amarga sensación de impotencia.

Y ya que estamos agachados, no nos cuesta nada observar el estado de los neumáticos. ¿Presentan cortes, grietas o bollos extraños? ¿Tienen el dibujo más gastado que el volante de un auto de choque? Si es así, casi que vayamos pensando en sustituir esos neumáticos por otros nuevos.

 

Fuente: michelin.es

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies